1. Lo primero, la persona con discapacidad, la familia y los clientes

Tener claros nuestros objetivos y no desviarnos. Anteponer los derechos. Considerar a la familia y sus
necesidades claves en nuestros objetivos. Promover una imagen digna de la persona con discapacidad, y que
no se utilice la imagen de la persona para obtener recursos. Un cliente es una oportunidad que nos ayuda
a cumplir nuestra Misión.

2. Apoyar a las personas

Apoyar a las personas y familias para que dispongan de las mismas oportunidades, que puedan elegir, disfrutar
de sus vidas. Apoyar a las profesionales y voluntarios para que se desarrollen y aporten el máximo de sus
capacidades.

3. Ponerse en el lugar del otro

Esforzarnos en escuchar y hacernos entender. Promover la equidad. Tener una actitud empática. Ser cálidos y
amables. Querer para los demás lo que queramos para nosotros. Aceptar a los demás tal y como son,
respetando sus diferencias. Procurar pasarlo bien juntos. Aproximar los servicios. Considerar que los entornos
agradables son importantes para poder disfrutar.

4. Compromiso

Ser coherentes con los valores. El compromiso es mutuo: entre la organización y las personas, la organización y
los proveedores… y viceversa. Implicarnos. Reconocer el esfuerzo y los resultados. El comportamiento ético es
eficaz y eficiente.

5. Sumar

Cooperar, somos un equipo. Buscar los acuerdos. Conciliar los puntos de vista contrarios. Integrar la visión
social y comercial. Ver oportunidades y no problemas. Establecer alianzas. Cuantos más seamos, más seguridad
para cumplir nuestros objetivos. Compartir aprendizajes.

6. Cumplir lo importante

Centrarnos y cumplir las cosas realmente importantes, que aporten valor. Todo no se puede hacer; hay que
dedicar los esfuerzos a pocas cosas y relevantes. Hacer lo que decimos. Actuar con rapidez. Un trato es un trato.
Comprometernos con lo que vamos a poder cumplir. Ser honestos.

7. Uso responsable y eficiente de los recursos

Cuidar al máximo los recursos, tanto económicos como físicos. Utilizamos recursos públicos, y son de y para la
sociedad. Actuar con profesionalidad. Los recursos son un medio imprescindible para conseguir los objetivos.
Ser respetuosos con el entorno natural y físico. Menos es más: compaginar la calidad con la austeridad.

8. No conformarnos

Hacer bien las cosas. Buscar mejorar. Mantener una actitud de aprendizaje, abierta y flexible. Ser capaces de
cambiar de opinión. No aceptar que las cosas no se resuelvan, que no se cumplan los acuerdos, que no
alcancemos nuestros objetivos. Hacer las cosas fáciles. No conformarnos con que “las cosas siempre han sido
así” o con el “nunca lo hemos hecho”. El cambio empieza por uno mismo.

9. Mirar al futuro

Desde el respeto y consideración a la historia, y desde el presente, ser capaz de mirar hacia delante.
Modernidad. Anticiparnos y promover cambio. Ser independientes. No vincularnos políticamente o
confesionalmente. Buscar la máxima independencia económica. La solvencia y prudencia financiera son bases
ineludibles de nuestras actividades y servicios. Trabajar para asegurar el futuro. Crear un tejido social -entre
familiares, personas con discapacidad, socios, profesionales, voluntarios, clientes, colaboradores,…- que
comparta nuestro futuro.