El autismo desde dentro: el porqué de la inflexibilidad *

Tal como ya avanzábamos la semana pasada, el libro de Naoki Higashida transcurre a través del planteamiento de 53 preguntas y respuestas a cerca de cuestiones típicas y tópicas del autismo. Vamos a aprovechar al máximo sus testimonios para ilustrar y analizar algunas de ellas e ir avanzando en nuestro camino hacia la comprensión del TEA.

Una de las características más conocidas por todos y que, además, se considera un requisito clave para emitir un diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista, es su comportamiento inflexible que tiende a la repetición y a la rigidez.

Veamos lo que responde Naoki a cerca de estas cuestiones para poder tener en cuenta el punto de vista de un “experto en la materia”:

¿Por qué sois obsesivos con ciertas cosas?

“No somos obsesivos con ciertas cosas porque nos guste ni porque queramos…nos obsesionamos porque nos volveríamos locos si no lo hiciéramos. Ejecutando una acción, la que sea, nos sentimos algo aliviados y nos calmamos”.

 

¿Por qué repetís determinadas acciones una y otra vez?

“La razón por la que los autistas repiten algunas acciones no es simplemente porque les guste lo que están haciendo. Al vernos, algunas personas se sorprenden, como si estuviéramos poseídos…la repetición no se debe a que lo queramos hacer libremente. Es, más bien, que nuestros cerebros envían una y otra vez la misma orden. Y luego, repitiendo la acción, nos sentimos estupendamente.”

 

¿Por qué memorizáis horarios de trenes y calendarios?…

“¡Porque es divertido! Los autistas disfrutamos con los números. Todos los números son fijos e inmutables. El número 1, por ejemplo, siempre será el número 1. Esa simplicidad, esa claridad, nos resulta reconfortante. Lo lea quien lo lea, un horario o un calendario son siempre iguales, siempre. Los entiendes fácilmente siguiendo el mismo conjunto de reglas. Y cuando se trata de nuestras cosas favoritas, memorizamos con una facilidad que parece que los conceptos y los números salten directamente a nuestra cabeza. Las cosas intangibles como las relaciones humanas o las expresiones ambiguas, en cambio, a los autistas nos resultan difíciles de interpretar”.

 

¿Por qué alineáis vuestros coches de juguete y piezas de construcción?

“Alinear cosas es de lo más divertido. Ver correr el agua también lo es. Lo que nos preocupa a nosotros es el orden en que vienen las cosas, y los diferentes modos de alinearlas. Cuando jugamos así, sentimos el cerebro más claro”. 

 

¿Por qué os gusta dar vueltas?

“A muchos autistas suele gustarnos dar vueltas sobre nosotros mismos, una y otra vez. La verdad es que también nos gusta dar vueltas a cualquier objeto que nos encontramos…sólo ver cómo giran las cosas nos llena de una satisfacción que no cesa (durante el tiempo que estamos ahí, mirando cómo giran con una regularidad perfecta). Sea lo que sea lo que hacemos girar, siempre es así. Las cosas que no cambian nos reconfortan.”

 El denominador común que se desprende en todas las respuestas de Naoki es la búsqueda de estabilidad, orden y predictibilidad.

Prácticamente todas las personas con TEA presentan, en mayor o menor medida, un trastorno cualitativo en las competencias de anticipación, que son las que nos permiten conocer el resultado o consecuencias de la propia conducta en relación a otra persona, eventos u objetos, antes de que realmente ocurran. Esta capacidad nos permite detectar y comprender las claves del entorno que nos avisan de lo que va ocurrir y, por tanto, nos proporcionan sensación de control y estabilidad emocional.

Si falla la capacidad de anticipación, el mundo deviene impredecible. De aquí que, por una parte, las personas con TEA muestren resistencia ante los cambios y se ganen la fama de rígidos e inflexibles. Al no poder captar las claves que les permiten anticipar, optan por tratar que dicho entorno no cambie. Por otra parte, tienden a refugiarse en conductas repetitivas, que no son más que una forma de quitarse de encima la sensación de caos que surge de vivir en un mundo que les parece desorganizado e imprevisible. Este tipo de comportamiento es el que se ha denominado Inflexibilidad y puede expresarse de maneras muy diferentes, en función de la capacidad de cada persona.

En el caso de las personas con mayores necesidades de apoyo y en las que el TEA se acompaña de otras discapacidades (intelectual, sensorial, etc.), la inflexibilidad suele ponerse de manifiesto a través de conductas motoras (es lo que se denomina inflexibilidad conductual) como estereotipias (movimientos repetitivos con el cuerpo), apego excesivo a algún objeto (juguete, prenda de ropa, etc) o conductas autoestimulatorias (chasquear los dedos, acercarse mucho a luces, etc). Tal como ya anunciábamos hace unos días, es muy importante averiguar la función que está cumpliendo la conducta antes de hacer cualquier intervención.

En el caso de las personas con TEA que tienen menos necesidades de apoyo y alto nivel de funcionamiento, pueden expresarla a través de preocupaciones recurrentes sobre un mismo tema, insistencia en rutinas y rituales de conducta, intereses muy intensos sobre un tema concreto e insistencia en la invariabilidad (mostrar resistencia ante cualquier tipo de cambio). Es lo que se denomina inflexibilidad cognitiva.

¿Y qué podemos hacer para aliviar esta situación? Aunque no existen pautas mágicas ni válidas para todos, existen algunas recomendaciones generales que les ayudarán a sobrellevar la situación, como por ejemplo, proporcionar ambientes ordenados, claros y predecibles, ser explícitos en nuestras intenciones y claros en nuestras demandas, hacernos anticipables y mostrar comportamientos consistentes y coherentes, anticipar los acontecimientos, y enseñarles estrategias para la resolución de problemas que les ayuden a solucionar los imprevistos, que son inevitables en el día a día.

Evidentemente, no todo es controlable ni predecible, por tanto, es muy importante ir trabajando la flexibilidad de forma progresiva, siempre que sea posible, así como también, las estrategias de relajación y autoregulación que les ayuden a manejar las situaciones de estrés.

¡La próxima semana, seguiremos viajando a través del mundo del autismo, guiados por los testimonios de Naoki!

* Los artículos de la sección “El autismo desde dentro” están escritos por Cati Palmer, profesional de valoración y orientación y de Esment Tea.

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario a “El autismo desde dentro: el porqué de la inflexibilidad *”

  1. miquela

    Gràcies per apropar-nos un poc més a les persones amb TEA.

    Responder

Deja un comentario